13.9.12

La fotografía también se lee


¿Quién decía eso de “no estoy solo, contengo multitudes”

Películas y series, la piel suave, el agua salada, andar descalzo, las noches al ras, la brisa en el vientre… libros y más libros, todos los que, no se cuándo, no te dio tiempo a leer. 

Y el tiempo pasa y llegan más y más personajes que vienen a quedarse para siempre. Entran, se acomodan, ocupan la infinidad, no hay estrecheces. El bueno de Trootwood, el dichoso de Vronsky, el corazón de Valjean, el maestro Yehudi te enseña a volar, Pereira sostiene los días extraños, no hay adolescencia más deliciosa y eterna que la de Holden Caufield… ¿a dónde irán a parar los patos de Central Park en pleno invierno?. 

“On Reading” es un homenaje que André Kertész dedica a la lectura en un proyecto que desarrolló durante más de medio siglo. Sus fotos reflejan la esencia de una actividad tan íntima y personal como universal, y cómo no, se materializó en un libro editado en 1971. “On Reading” es la esencia de la relación del hombre con las realidades alternativas, con el mundo imaginado, tan intangible como real. 


André Kertész, Buenos Aires

A Candida Höfer le gusta plantear su obra seriada, la tipografía es una manera de ver el mundo. Höfer cuenta la historia de la civilización en un abanico de similitudes y variaciones, espacios vacíos que, sin embargo, exhiben todo su potencial humano. Kertész es la presencia, la calidez del tacto, hay un “nosotros” que palpita en su fotografía. Candida es la presencia a través de la ausencia, el lado más humano de la matemática discreta. 
Candida Höfer,  Biblioteca del Trinity College de Dublin.




Cándida Höfer y André Kertész tienen mucho en común, te enseñan a mirar la fotografía más allá de la fotografía, a “leer” la fotografía. ¿A dónde irá a parar eso que decía Mallarmé de "todo en la tierra existe para terminar en un libro"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario