14.10.11

Somos como éramos

"La fotografía no recoge nunca el presente. El presente cambia constantemente. Un vez que suena el clic, ya estás en el pasado. Lo específico de la fotografía es la noticia del pasado, la transmisión del recuerdo. Por eso lleva consigo una carga tan grande de melancolía y de fatalidad. No somos como somos. Somos como éramos. Y si ya no te acuerdas de cómo eras, la locura está cerca".

Alberto García-Alix.
El melancólico más listo de la clase.